Cada día estamos aprendiendo  a ser mejores, a tener las características del Señor Jesús. El Ayuno es una gran oportunidad para ser personas diferentes, nacidos del Espíritu Santo. Por lo tanto, debemos esforzarnos aún más para Agradarle y hacer las cosas de un modo que El Señor Jesús se ponga contento.

¿Ya habéis experimentado lo  maravilloso que es sentirse útil ayudando  a la profesora en el colegio y en la EBI?.

La tarea de hoy es:

1. Recogemos las cosas que usamos y los ponemos en su lugar
2. Somos respetuosos cuando hablamos, prestamos atención en la clase, levantamos la mano para  pedir permiso  o hablar y así evitamos que la profesora no se enfade y nos regañe.
3. Ayudo a mi compi enseñándole en los deberes que para él son más complicados.
4. Ayudo  en la EBI a poner la merienda y  a retirar el mismo (antes vais a preguntar a la profesora si le podéis ayudar)
5. Ayudo  a mi amiguito de la fe en las manualidades que realizamos  junto con la educadora.