Debemos ser agradecidos con Dios por todo lo que tenemos,  sin quejas  ni murmuraciones, eso significa ser grato con Él, sin Dios no somos nada  ni podremos tener nada, es por su gracia que podemos disfrutar y  respirar el aire de cada  día

La tarea de hoy es:

1. Busca con todas tus fuerzas el Espíritu Santo en la mañana y por la noche antes de acostarte.
2. Ora y agradece a Dios por los padres que tienes, por la familia, por los alimentos que pone en tu mesa, por los amiguitos, por  el día  a día y sobre todo por permitirte conocerle y estar en el propósito del Ayuno de Daniel.