Las peleas son muy feas, los insultos también. Todas estas cosas desagradan a Dios y Él se pone triste cuando actuamos de esa manera.

La tarea de hoy es:

1. Cada vez que te enfades con alguien, ya sea un amigo del cole, tu hermano o algún familiar, te vas a recordar que eso a Dios no le agrada. Vas a respirar hasta tres veces y vas a pensar en el Espíritu Santo para que te olvides de los enfados.