Antes de llegar a Familia Unida, tuve una vida perturbada, desde mis 11 años, justo en la edad de la pre adolescencia me dejé influir por las malas amistades y poco a poco sin darme cuenta me vi envuelto en el mundo de las drogas, consumía mariguana y posteriormente terminé esnifando cocaína, robaba para costearme los vicios, finalmente termine traficando con las drogas.

Dormía durante el día y por las noches salía de fiesta en fiesta para consumir, vender drogas y hacer todo tipo de cosas malas. No tenía ninguna perspectiva, ni sueños para lograr algo en la vida. Así fueron pasando los años y no viví una vida normal de adolescente, sino todo lo contrario, pude evitarlo, sí, pero yo había elegido mal, y había decidido aquella vida de infierno, me vi en el fondo del pozo, perdido, adicto y solo.

Un día recibí una invitación para asistir a Familia Unida, me dijeron que mi vida cambiaría y fui al lugar, y fue todo cierto, pues ahí mi vida cambió por completo, hoy estoy felizmente casado y libre de todo vicio. Soy obrero y orientador de los TFteen y doy gracias a Dios por todo.

Decidí seguir el camino del Señor Jesús y fue Él, quién restauró mi vida.

Adriano Martins