“Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre; porque guirnalda de gracia son para tu cabeza, y collares para tu cuello.” (Proverbios 1:8-9)

Padres e hijos se quejan constantemente de no ser escuchados y han caído en el diálogo del loro y el búho. Los adolescentes solo escuchan recriminaciones por algo, es necesario también que los adultos compartan con los adolescentes sus opiniones al respecto, aunque muchas veces no estén de acuerdo.

– Valorarse los unos a los otros en familia.
– Escuchar sin interrumpir padres e hijos, prestar atención e interés en lo que hablan.
– Controlar el tono de voz hijos y padres.
– Comer juntos, paseos en familia, otras veces jugar con ellos.

 

murcia

TFteen Murcia – Con la Familia

 

Por ello realizamos nuestro encuentro con los padres y adolescentes en todos los centros de Familia Unida pasando una mañana agradable y realizando actividades para aprender a escucharnos.