Mi niña Triana está en la EBI desde que tenía 2 añitos, ahora tiene 7 años, desde entonces hasta el día de hoy aprendió valores, empezó a llamarle la atención la Palabra de Dios, comparte sus enseñanzas conmigo, me cuenta lo que las educadoras le enseñan y las actividades que realizan.

Las educadoras se esmeran y veo que con amor cuidan y les enseñan  a nuestros hijos, esas enseñanzas les servirán para el resto de sus vidas a nivel personal y social.

Triana según fue creciendo aprendió a orar de manera independiente  y en todo momento, a obedecer no porque se lo diga yo, sino porque Dios nos instruye en el camino de  la verdad para hacer lo correcto; aunque el ser humano no vea a Dios, Él nos ve y conoce cada uno de nuestros pensamientos y lo que hacemos, eso ella lo sabe.Incluso yo, aprendo de mi hija.

Estoy muy feliz y agradecida por todo lo que Triana está aprendiendo gracias a la EBI.

Eliana-Atocha