“Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones bautizándolos en el Nombre del padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19)

Con alegría y emoción el grupo de los preadolescentes llamados también TFTeen, jóvenes adolescentes de  10 a 14 años  decidieron entregar su vida a Dios con el  bautismo en las aguas, fueron conscientes aún  teniendo corta edad para decidir  a quién seguir. Padres y orientadores fueron preparándolos durante más de dos meses para este día tan especial, separarse del mundo para  seguir los caminos del Señor Jesús.

Probablemente muchos preadolescentes a la  edad de ellos ya están involucrados en los distintos tipos de violencia o adiciones como por ejemplo, los videojuegos, internet, adolescentes llenos de odio por situaciones que les tocó vivir, rebeldes al extremo, agresivos, algunos que sufren bulyng, chicos que a corta  edad tienen pensamientos de muerte o de matar, etc. Sin embargo, éstos  que son cuidados y acompañados desde pequeños por sus orientadores  para vencer y superar cualquier tipo de problemas, vencer desafíos y sus propias limitaciones conociendo y entregando su vida a Dios; porque solo con Él tenemos una vida transformada, tomaron sus primeras decisiones con inteligencia . Se pudo observar que estaban deseosos  porque llegara este momento que cambiaría la historia de sus vidas, los familiares y amigos presenciaron como testigos.

Tenemos  plena seguridad que a partir de ahora nuevos preadolescentes son.