TAREA:

Reconoce que en tu corazón hay algo que entristece al Espíritu Santo, pídele perdón, perdona a la persona por la que sientes algo malo y perdónate a ti mismo por sentir esto. El Espíritu Santo debe encontrar un corazón limpio para recibirlo.