Llegué con mi vida y mi familia destruida, mi esposo vivía en Alemania y mis hijos y yo aquí en Madrid, estaba tan mal que el día que fui a casa de un amigo buscar veneno que mata cucaracha, para tomar y dar cabo a la vida de mis hijos y la mía, un misionero me evangelizó era un jueves y hizo una oración por mi (esta oración impidió que cometiera el suicidio este día) y me invito para participar el viernes de una reunión, por quedarme con las ”amigas” bebiendo, no fui y, por la noche cuando llegue en el piso que vivía, la dueña me dijo que no dejase que mis hijos saliese de la habitación, porque iba dar una fiesta y no quería que ellos estuvieran por el medio molestando, me dolió tanto esto, porque no tenia nada, ni un televisor en la habitación, me vino los pensamientos de suicidio, que yo no servía para nada, que no valía nada, que lo mejor era acabar con la vida de mis hijos y la mía. Pase toda la noche con estos pensamientos, el sábado por la mañana estaba preparando el desayuno para mi y mis hijos me acorde del veneno y los pensamientos de acabar con este sufrimiento, eche el veneno en la licuadora junto con el colacao y, en este momento empezó a sonar el móvil, no quería contestar, pero no paraba de sonar, fue tanta la insistencia que me hizo dejar todo y contestar, era el misionero que me hizo la oración y me hablaba ”señora Jesús te ama y Dios tiene algo preparado para usted y su familia'”.

Eestas palabras se quedaran repitiendo en mi cabeza y, este mismo momento cogí todo y lo tire en bater. En este día no bebí nada, quería estar sobria para participar de la reunión del domingo por la mañana, llegue temprano con mis hijos, fue muy fuerte, yo creía que el pastor me conocía o que me había visto en algún bar bebiendo, pero me dijo que no, que quien me conocía era Jesús a los pocos  días de estar participando en Familia Unida empezó el ayuno de Daniel, mi hijo participaba en EBI y, él cogió el sobre para participar en la campaña, yo le dije que no teníamos nada, le pregunté como él iba hacer para cumplir? Me dijo que iba hacer manualidades, él dibujaba un corazón y pegaba un palo, así hacia un marca paginas y los vendía, cumplió con su sacrificio él género 50€.

Yo creía que él siendo un niño daría una parte y se quedaría con la otra, pero no fue así, él entrego todo. Para mi sorpresa días después una persona estaba me enseñado unos vídeos y vi a mi hijo y le dije este lo conozco es mi hijo, empezamos a ver el vídeo, la educadora pregunto a él si había visto resultado de su sacrificio, él dijo que había pedido que su madre dejara la bebida y si regresaba papá  no peleasen mas.

– “¿Por mi? Yo que vivía bebida (borracha) las 24h del día, yo que rechace a mi hija dentro del vientre y deje a él la responsabilidad de cuidar de su hermana desde que ella tenia 1 año, él la cambiaba, le daba de comer, la protegía de otras personas, yo le echaba la culpa de todo, le maltrataba, le insultaba, le pegaba, yo que hasta la voz había perdido y él que traducía lo que hablaba, muchas veces en el desayuno tomaba whisky, iba a la discoteca, fumaba, depresiva, nerviosa, mal carácter, agresiva, boca sucia, yo que era todo esto y mi hijo haz un sacrificio por mi.
La actitud de mi hijo me enseño a confiar, a desprender de todo mismo que faltase lo mas básico en la casa, yo aprendí a valorarme, ya no tengo miedo a la soledad, ya no fumo mas, puedo ir tranquila a un bar y tomar un café sin tener el deseo de beber alcohol, soy paciente con ellos, ya no tengo depresión, por causa de mis hijo conocí a Jesús, hoy nuestra alegría es venir a Familia Unida, estoy en un fase de mi vida de agradecer a Dios por todo lo que Él hizo por mi familia.