¿Acaso los teen podrían quedar fuera de las enseñanzas de Dios?

Son como un pilar de vasos frágiles, vulnerables a la inclinación del mundo por las “cosas atractivas” que les rodea y les incita, mantenerse firmes en medio de la confusión interior juvenil no es nada sencillo. El trabajo de los orientadores de preadolescentes es fundamental para estos pequeños jóvenes, ese empujón de hermano mayor que los lleva por el camino que el Señor Jesús marcó para seguirle, les hace perseverar en la fe que han despertado por nuestro Creador.

Encuentro tras encuentro aprenden a ser moldeables por nuestro Alfarero y no por la vanidad de este mundo que perece. Luchan contra corriente por ser jóvenes seguidores de Cristo con una meta clara, Jesús va delante de ellos, su vida es transformada poco a poco, su fe se desarrolla a medida que crecen y maduran, todo para la gloria de Dios.

¿Quieres formar parte de este grupo de Preadolescentes?

Habla con tus padres y que se pongan en contacto al número que aparece en esta página, con mucho gusto y alegría te recibiremos.