DIOS ES GRANDE

Cada encuentro tiene un fin, siempre hay algo nuevo que aprendemos y compartimos.

Tuvimos un mes con bastante experiencia espiritual en cada teen, hablamos del respeto en todo lado, en casa, en el colegio y a la autoridad espiritual. Compartimos mensajes de fe llenas de vida y esperanza.

La historia de Abraham nos enseña cómo es  un hombre de carácter y fidelidad, es justamente eso que el Espíritu Santo quiere hacer con cada teen, que tengan el carácter de Jesús, que sean leales a Dios y a los hombres, que sean íntegros en su conducta.

Aprendimos que la grandeza de Dios supera nuestra imaginación, por lo tanto podemos pedir a través de la oración lo que queramos siempre y cuando también se haga lo correcto delante de dios, significa poner en práctica las enseñanzas de fe, su Palabra.

Con Dios de nuestro lado superamos miedos y vencemos dificultades, nos convertimos en elegidos como Sansón y con el corazón  de David, como adolescentes deseamos ser elegidos por Dios, que sus ojos estén puestos como lo estuvieron con David, que la obediencia sea nuestra arma de guerra para combatir contra el mal e incluso nuestro propio ego.

Es importante el esfuerzo que cada teen ponga para tener una relación estrecha  e íntima con Dios, que haya sinceridad en su corazón, que el agua de la vida llene todo vacío y cubra todo espacio en el interior de cada uno. Y aún en los momentos más difíciles debemos ser gratos con Dios, nada ocurre sin ningún provecho, en esos momentos podemos ver la mano de Dios moviéndose en nuestro ser y transformándonos.