La Misericordia en La Vida de Nuestros Pequeños

“Sed, pues misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” Lucas 6:36

Para enseñar a los niños sobre la Misericordia nos agarramos de una parábola de Jesús, el cual podemos encontrar en el nuevo testamento (Lucas 10:30-37)

Al hablar temas bíblicos es importante utilizar un lenguaje simple, sencillo y muy fácil de comprender, es bueno utilizar la entonación de voz y transmitir el mensaje en forma de narración, como un cuenta cuento, llévales a la imaginación;es así que obtendremos toda su atención y lograremos que nos escuchen e incluso participen del mensaje. También puedes interactuar con ellos a través de consignas.

«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.
Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.

También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.

Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.

Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.

Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: “Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver”

¿Cuál de los tres crees que fue misericordioso con aquél hombre que prácticamente se estaba muriendo? El que tuvo compasión de él, verdad?

Cuando la narración es atractiva para los niños  aprenden con facilidad y quieren saber mucho más,  no solo podemos depender de una narración, sino también debemos hacer uso de herramientas didácticas.

Como educadoras podéis hacer volar  vuestra imaginación y dar lugar  a la creatividad.

En este blog encontrareis más ideas.Si te a  gustado y tienes más ideas o sugerencias comenta en este post