En esta sociedad en la que los niños ya no tienen educación ni respeto hacia sus mayores, mis hijos (John y Noemí) han dejado de ser rebeldes.
Mis pequeños cada día que vienen a la EBI aprenden algo nuevo y, sobre todo, aprenden grandes valores como a ser obedientes, saber escuchar y a tenerme como su mejor amigo.

Javier

EBI Campamento