Dios nos creó a imagen y semejanza Suya. Por lo tanto si estamos pasando por algún problema ya sea familiar, espiritual o sentimental, Dios conoce lo que nosotros sentimos en ese momento, El está observando cuál será nuestra actitud, de ahí la gran importancia de tomar una actitud racional, de tomar una decisión inteligente ante los desafíos diarios.

Tomamos una actitud racional porque si tomamos una actitud contraria, es decir la sentimental, estamos actuando dentro de nuestra propia capacidad, pues el ser humano es de naturaleza  emotiva. Por otro lado si tomamos una actitud que está fuera de nuestro alcance, es decir una fe inteligente, que es ir en  contra de nuestros propios sentimientos, de nuestras propias pasiones, entonces Dios no se puede resistir a nuestra fe sobrenatural que va en contra  a este mundo y por consiguiente El nos atiende y  ayuda según nuestras necesidades.

Pues Dios es la perfecta inteligencia. Alguna vez te has parado a pensar que Dios para crear el Universo tendría que pensar cómo hacer y cómo colocar cada cosa en su sitio correctamente?

Si el propio Dios usó la inteligencia para la creación humana, nosotros ante cualquier situación  que enfrentamos o cualquier dificultad que   tenemos, bebemos hacer lo mismo, pues esa es la fe que agrada a Dios.

Por eso debemos utilizar delante de los problemas  una fe inteligente. Pues Dios siempre está preparado para ayudarte y tú ¿estás siempre preparado para usar una fe inteligente?

Colaboró:  Cristian Pulupa