Hola, soy Mariela, madre de Alison y ella frecuenta la EBI en Pueblo Nuevo; donde aprende, juega, hace manualidades, celebran cumpleaños y sobre todo aprenden a obedecer a Dios.

En poco tiempo que participamos, ya han habido cambios en nuestra vida a través de los aprendizajes que ella ha estado recibiendo:

Mi marido y yo, pasamos por una situación muy difícil, hubo una separación y él ya no estaba en casa y la niña me decía: ¡Mamá oremos para que papá vuelva! , y junto con su primo, que también va a la EBI, se ponían de rodillas, cogían la foto de su padre y hablaba con Dios a su manera.

Durante ese tiempo, siempre oraba por su padre y manifestaba su fe de que su padre iba a volver. E incluso uno de esos días su padre entró en casa, vio a nuestra hija orando y eso le conmovió.

¡Todo esto Alison lo sabe y lo hace porque lo aprendió en la EBI!

No solo esto, ella siempre tiene presente todo lo que aprenden y me habla de las cosas que allí le enseñan todas basadas en la palabra de Dios; esto a mí como madre me da la tranquilidad de saber que ella está aprendiendo a usar una fe inteligente que le ayudará a resolver sus dificultades, tanto ahora como en el futuro.

Por eso animo a todos los padre a que traigan los niños a la EBI, solo van a ganar.