La adolescencia es una etapa que pasa tan rápido al igual que la juventud, por ello debemos aprovechar al máximo cada segundo. Debemos invertir nuestra vida en lo que realmente merece la pena mientras Dios nos regala salud y fuerza.

No existe nada más seguro que invertir en el reino de Dios que es el que dura por la eternidad. Los jóvenes que invierten en su vida espiritual, cuidando su interior, explotando su belleza para glorificar y honrar a Dios no se quedarán frustrados, avergonzados y fracasados, pues la convicción y seguridad está en Dios, viven y luchan en esta vida confiados que la corona de bendición del Señor Jesús está con ellos.

Este mes nos enfocamos en trabajar ese interior para que ellos puedan ser el testimonio vivo y buenos representantes de nuestro Dios eterno. Aprendimos todos en en equipo a superar las dificultades con las cuales nos enfrentamos en nuestro día  a día, pero también reconocimos que es nuestra desición, que nos compete únicamente a nosotros elegir quiénes queremos ser, qué pensamientos dejamos entrar y cómo respondemos a esos pensamientos.

Cada encuentro es fantástico, experiencias inolvidables, momentos únicos que se repiten con nuevas experiencias.

➡️    Si lees este post y quieres participar de nuestro grupo, te invitamos que te suscribas y busques el número de teléfono ☝️que está en el inicio de esta página, 📞ponte en contacto con nosotros, 👏encantados estaremos de escucharte.

Te esperamos con los brazos abiertos🙌🏻