“Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis”

Mateo 21:22

Cada encuentro aprendemos más, desviamos nuestra atención de cosas vanas de este mundo y que nos perjudican como adolescentes. Te desafío poner en práctica tu fe a través de la oración.

Creas o no, existe un Dios que ha creado todo el universo, todo lo que tus ojos pueden ver y tu mente percibir. En algunos casos el ser humano se ha olvidado de dirigirse a Él con reverencia como se lo merece por ser Señor y Salvador.

Se han olvidado que nos ha dado una herramienta muy valiosa y poderosa, que se llama “Oración”, la oración va acompañada de la fe.

Muchas veces no se hace uso de esta herramienta imprescindible para nuestra vida, se la menosprecia o ignora, otros creen que es simplemente un rezo, repetir siempre lo mismo. Déjame decirte, que no! No es un simple rezo, es mucho más que eso, es una comunicación directa con Nuestro Creador, al cual Él responde por medio de nuestra fe.

Debemos recordar el mínimo del tamaño de nuestra fe. Si vuestra fe, fuera como un granito de mostaza tan pequeña y que cuando crece, da un árbol grande, imaginad qué cosas grandes recibiríais en vuestra vida. Es creer pase lo que pase y así sucederá. Nuestro Dios es grande y Poderoso y todo lo que pedimos con fe a través de la oración sucede en Su debido tiempo.

Cada día hay cosas por las que tenemos que agradecer a Dios en oración. Un nuevo día, la salud, la familia, los alimentos, los estudios, pedir la protección, fortaleza, sabiduría, resistir a las tentaciones, confesar algo, pedir perdón, etc.

La oración es el medio que tenemos de comunicar nuestras necesidades a Dios, agradecimientos, peticiones y confesiones, hablando directamente con Él.

Si te gustó y te ayudó este mensaje, pon tu comentario.