Nuestro interés siempre será superior al de los niños. Ponemos todo nuestro empeño y le dedicamos ese tiempo precioso para transmitir lo que Dios desea que enseñemos. Recibimos a nuestros pequeños como personitas especiales para Jesús, pues son especiales para Él y por eso cuenta con nosotras las voluntarias, para llevar Su Palabra a los pequeños de Su casa.

Les explicamos el significado de cada elemento y finalizamos con un rico desayuno. Ellos quedaron contentos y salieron felices de su reunión infantil con Dios.