“Me seréis, pues, santos, porque yo, el SEÑOR, soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos. Levítico 20:26

Empezamos el otoño y empezamos a disfrutar otra estación del año que Dios en su gracia infinita nos regala.

Durante este mes damos continuidad a los atributos del Creador. Dios es santo y no hay nadie como Él,  podemos alcanzar su semejanza con obediencia y disciplina en todo lugar y en toda circunstancia de nuestra vida, a través de la obediencia podemos lograr ser distintos y que se agrade de nosotros, que el Señor Jesús se sienta orgulloso de tenernos como hijos.

Nos pone como ejemplo a las hormigas para que seamos esforzados, valientes y trabajadoras, transparentes como el agua, que nuestro corazón sea como el vaso limpio, lleno de agua cristalina y no esté llena de suciedad, esa pureza lo conseguimos con su presencia, con el bautismo del Espíritu Santo.

Cuando nos empeñamos en hacer lo incorrecto y lo malo delante de Dios y de los seres humanos, nos convertimos en el delantal que se ensucia.

Terminamos este mes dando gracias a Dios por la oportunidad de vida que nos da, por la salud, nuestra familia y por cada día, sobre todo por poner su Palabra en  nuestras manos para practicar y tener una vida llena de bendiciones.

✅ Si quieres aprender más sobre Jesús y lograr una vida bendecida, visita el Centro de Ayuda más cercano de tu ciudad, está por toda España o visita nuestra página EBI España, al inicio de  esta web encontrarás el número telefónico.

⬇️ Para ver mejor las imágenes pincha aquí.