Tuvimos la reunión con todos los orientadores del país para  concretar detalles de nuestro plan de actuación y ayudar a todos  aquellos preadolescentes que llegan al Centro de Familia Unida con orientaciones y actividades que les aporte para madurar en todas las áreas y aprendan a asumir las responsabilidades en la casa como en el colegio. Nos preocupamos por hacer de ellos, jóvenes que proyecten metas, que persigan sus sueños, que perseveren y logren tener una vida distinta.

Nuestro mayor interés es que marquen la diferencia como hijos, como estudiantes y  sean ejemplos para la sociedad de hoy en día. Lamentablemente mucho  de los preadolescentes e incluso niños se están perdiendo por las malas influencias, las familias desestructuradas, el uso excesivo  de las redes sociales, el internet se  ha convertido en un vicio por su mal uso, invierten más tiempo, horas y horas frente  a un ordenador o móvil, dejando  a un lado sus deberes, viviendo una vida sedentaria y ya casi no existen las relaciones  sociales personales, la comunicación con los padres o la convivencia en la familia se está perdiendo. Es más fácil expresar cariño  por el WhatsApp que en persona. Estos son apenas algunos motivos que nos impulsa a preocuparnos por este grupo vulnerable de la sociedad.

Deseamos  aportar con un granito de arena. Por ello nuestro equipo aporta con ideas y estrategias para lograr nuestros objetivos.