Hola,

Me llamo Mateo y tengo 11 años.

Quiero compartir con vosotros la respuesta de Dios, después de mi sacrificio en la Campaña de la Hoguera Santa.

En el año 2013 se me empezó a caer todo el pelo y los médicos no encontraban la respuesta, al ser yo, un niño; era algo raro que me estaba sucediendo, no había problemas de salud aparentemente, no estaba enfermo, no me dolía nada, no sufría de tristeza profunda, aislamiento u otra cosa que indicara alguna enfermedad, aun asistía a la EBI. Al no encontrar la causa de mi problema, el especialista me dijo que padecía depresión. No entendía nada, para el 2014 estaba sin pelo, tenía que cubrir mi cabeza con una gorra, me sentía triste por este motivo. Mi madre me daba medicación, me ponía remedios caseros y nada daba resultados. Con ella estuve haciendo propósitos, orando y usando mi fe, solo Dios podía curarme, no me quería quedar así.

En Julio del año pasado vino la Hoguera Santa y tuve la oportunidad de sacrificar por mi salud, vendí lo que más quería, un teléfono móvil que mi madre me había regalado y la wii, era algo que me dolía mucho, a ello, mi madre se sumó ayudándome para entregar todo lo que teníamos en el Altar del sacrificio e inmediatamente vino la respuesta. Noté que poco a poco me empezó a salir el pelo y por distintas zonas de mi cabeza y hoy estoy totalmente curado, con un nuevo pelo, una nueva vida.

Usando mi fe y creyendo en el Dios único encontré la respuesta.

Dios le dio fuerza a mi madre y yo aprendí a creer en Él, ¡a desarrollar mi fe!

Gracias a Dios por haber realizado un milagro en mí! Solo basta creer, sacrificar y esperar la respuesta.

  • Antes 2013