Ser padre es lo más bonito que alguien que desea experimenta día a día. Sabemos que somos el espejo donde nuestros se miran y por eso debemos ser la base para qe tengan una vida espiritual de calidad.

Siempre intentamos dar lo mejor a nuestros hijos y por ello debemos enseñarles a valorar cada cosa, no debemos acomodarnos a la hora de enseñarles los valores y principios de obediencia, respeto, humildad y que aprenda a compartir con los demás, es un poco difícil por que es hijo único, mi esposa Gloria y yo estamos trabajando en ese aspecto. Dios no está ando sabiduría para instruirle en Su camino. Si tenemos la drección de Dios, seguro que seremos buenos padres.

DAVID USHIÑA