Antes de ser educadora y de conocer el trabajo de  Familia Unida en Vigo y en España, sufrí  de depresión y rechazos de mi familia porque habían muchos problemas en el matrimonio de mi madre.

De pronto comencé  a escuchar la programación de Familia Unida a través  de la radio. Un día harta de tanto sufrimiento y deseando que mi vida cambie decidí ir a Familia Unida.

Desde que llegué me ayudaron, me orientaron, me  animaron a frecuentar especialmente los días viernes y domingos. Paso a paso, comencé a recuperarme de todos  los conflictos internos y mi vida empezó a cambiar.

Hoy en día soy una mujer alegre, feliz, con muchas ganas de vivir y de salvar almas, con sueños que persigo y disfrutando como educadora de la EBI

Asunción Gándara Molinos