Hoy en día, la vida es muy ajetreada y sin darnos cuenta nos envolvemos tanto en nuestros quehaceres y compromisos que no nos damos el tiempo para estar sensibles a las necesidades de nuestros hijos.   Por la falta de tiempo, recursos económicos, y por el agotamiento físico y emocional dejamos que nuestros hijos sean criados por el mundo sin necesidad de ellos salir de casa.

Muchas madres piensan que sus hijos están mas seguros y protegidos porque ellos pasan mas tiempo dentro de casa, a la vista.  Pero la realidad es que nuestros hijos pueden estar más en peligro estando a unos centímetros de una pantalla que a muchos kilómetros de distancia de nosotras.

Aconsejo a las madres a enseñar a sus hijos a tener equilibrio con el tiempo que ellos pasan en las redes sociales y a tener precaución con aquello que ellos ven y escuchan. Para esto, las madres también tienen que esforzarse para dar la atención adecuada a sus hijos, sacando fuerzas aun después de un día largo, dejando el tiempo en cosas menos importantes para priorizar las necesidades de sus hijos, teniendo paciencia para escucharlos y entenderlos y sobretodo interés de conocer el mundo de sus hijos—conociendo sus amistades, sus gustos, sus hobbies, sus dificultades, sus luchas, y sus sueños.

Madres, no podemos sobreproteger nuestros hijos ni tampoco podemos darles mucho libertinaje, debemos de ser equilibradas para no dejar que el mundo nos arrebate a nuestros hijos delante de nuestros ojos.
 
Xochil Rodríguez
Esposa de Pastor y madre de una niña de 10 años