Un lindo paseo con mi niña.

Desde hace mucho tiempo no le pude dedicar momentos especiales a mi pequeña. Elegí un día para estar sólo con ella, deseaba tanto para pasar juntas, pero por la falta de tiempo y el trabajo no lo conseguía y esto me hacía sentir mal. Reconozco que a ella también le hacía falta.

Desayunamos las 2 juntas, fuimos al parque, comimos, paseamos y pudimos disfrutar de ese día precioso.

La verdad es que yo estaba  descuidando a mi hija al no brindarle la atención suficiente que ella necesita. Antes no tenía esta relación estrecha con ella, de madre e hija,  ahora cuando ella me necesita estoy  ahí.

Desde entonces tenemos una linda relación, estamos más unidas que nunca, ella esta más cariñosa conmigo y más atenta.

Todo esto lo aprendí con los consejos de las educadoras  voluntarias de la EBI. Como madre aprendí bastante y seguiré aprendiendo.

Valencia