Marzo 2016

Nuevamente podemos sentirnos satisfechas el robarles la sonrisa a los niños que encontramos mes  a mes cuando llegamos de visita al Hospital. Nuestro deseo no es ver muchos niños enfermos; sino, poder llegar  a todos aquellos que requieren una dosis de alegría y distraer su mente, nos ponemos en el lugar de cada niño. No es  agradable estar enfermo, recibir pinchazos, beberse los medicamentos que saben raro, estar privados del parque, de la familia, los amigos o el entorno infantil.

Salimos contentas cuando sabemos que pronto le darán el alta a algún niño, o cuando le vemos recuperarse, y nos produce tristeza cuando  en nuestra próxima visita continúa hospitalizado. Aún así, siempre estamos animadas para contagiar ese ánimo y esa alegría que nos place hacer lo que hacemos.

En esta ocasión nos disfrazamos de frutas y de abejita.

¡Ha llegado la primavera! y es motivo de alegría, hay luz, colores, aves, flores y mariposas, que guay! Así, es cómo sorprendemos a los pequeños al abrir la puerta que tocamos. Ellos se quedan sin palabras, quieren más, quieren escuchar algo distinto, nuestro disfraz les llama la atención. Les enseñamos la mano y aparece  una marioneta de manzana con un gusanillo triste.

-Umm, qué es eso? algunos niños se ponen tímidos y no quieren contestar, desean escuchar  lo que les vamos a decir.

-Es el gusanillo que está pachucho y por eso está triste.

Pronto aparece la otra mano con otra marioneta de manzana, mientras escondemos la marioneta del gusanillo triste aparece un gusanillo alegre y feliz.

-Mira! este gusanillo está feliz! por qué será?..Porque se ha puesto bien, se ha recuperado, ya no está pachucho, se ha bebido toda la medicación que la enfermera le ha dado, todas las mañanas pensaba y decía para sí mismo…me voy a poner bien! y se puso bien! No es fantástico!?. Y los niños se quedan con asombro y pensativos al mismo tiempo.

Utilizamos este  método  de animación motivacional para que piense de manera positiva y paulatinamente pueda superar emocionalmente la enfermedad o el malestar y ello le llevará a una pronta mejoría de salud.

Nuestro amiguito Andrés, el actor principal  de nuestra revista “Mimo Saludable” nos enseña como superar el miedo, el dolor y la tristeza, nos acompaña para  regalarles. Y que los niños puedan colorear las ilustraciones, realizar las sopas de letras y animarse con las palabritas de amor que hay  en ella. Siempre se llevan su mini revista y un lápiz creativo de color.