“Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas..» ( Mateo 6:33)

Querida educadora después de una Hoguera Santa que ha marcado la diferencia  en la Iglesia Universal como la Hoguera Santa del Templo de Salomón,  debemos vivir la fe intensamente santificándonos para Dios,  volver al primer amor,  a las primeras obras y durante estas  tres primeras semanas meditaremos y seremos sinceras con Dios para ver en nuestros niños testimonios vivos, ejemplo de  futuros hombres de Dios que estén a su servicio, debemos empezar por nosotras, por reconstruir  el Templo del Señor y  empezar a marcar la diferencia como educadora, como  hija de Dios, como sierva del Señor Jesús y como mujer de Dios.

Vamos  a pedir primeramente la inspiración del Espíritu Santo para hacer de cada clase  una clase diferente,  conságrese para Dios  y  pase ese espíritu a los niños y su ministerio se desarrollo conforme a lo que Él Señor  espera de nosotras.

Cada domingo prepare algo especial y diferente para ellos, preocúpese más por cada uno, hable con sus padres para ayudarles en oración y propósitos sobre algunas dificultades que los niños puedan estar atravesando en la familia,  pues usted con estas actitudes va estar haciendo algo diferente  con los pequeñines que  a lo mejor hace mucho tiempo  dejó de hacer o nunca lo hizo, no espere por los demás,  Dios le confió estas almas  con un fin  y llévelo a la práctica, entonces sabrá que hay un cambio en usted que le hace ser  diferente como educadora y guía  de los niños y niñas,   y cada vez que  esté en la EBI dejará la fragancia del Señor Jesús y consecuentemente los niños  exhalarán esa fragancia y llevarán a casa para su familia.

Tabani Valderrama